¿Y dónde quedó el mural?

 

20130708_133934

 

 

Luis Enrique Rivas
Cocktelera

 

 

Podrán no ser del agrado de todos, pero algo es un hecho, se utilizaron recursos públicos para elaborarlos y ahora parece, esos recursos se fueron por el drenaje.

En los últimos días, de la nada, apareció uno de los 16 módulos de los edificios de Playa de Oro que formaban parte de la Galería Urbana ‘más grande de Latinoamérica’ borrado. El edificio que antes tenía un mural ahora luce una completa plasta de pintura amarilla que genera contraste con las edificaciones a su alrededor.

Pintar los 16 módulos, fue un proyecto que nació en 2009, durante la administración de Marcelo Montiel Montiel, a manera de continuación de los murales realizados en los edificios de Playa Sol. La idea era remozar espacios públicos en la zona del malecón con la finalidad de que el turismo se llevará otra impresión de la ciudad.
Para el proyecto tuvo un coste de 3 millones de pesos como parte del programa de equipamiento e imagen urbana del bulevar.

Al final de cuentas la idea no es mala, la imagen de esos edificios ensalitrados y corroídos era más amigable, lo malo, es que nadie, ni dueños de los departamentos ni el gobierno municipal se preocupó por mantenerlos en buen estado.

Comenta

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.




A %d blogueros les gusta esto: