El sanguinario Z-40

Cocktelera

 

 

 
Además de los clásicos ajustes de cuentas menores, que incluyen decapitados, calcinados y colgados en puentes, al Z-40 se le achacan algunos de los hechos más sanguinarios de los últimos tiempos.
Miguel Angel Treviño, capturado y presentado anoche,  se le vincula con más de 70 mil hechos violentos desde 2007,  dos masacres contra inmigrantes, en 2010 y 2011, en Tamaulipas, donde murieron casi 300 personas, además del incendio de un casino en la norteña ciudad de Monterrey, a plena luz del día, que dejó 52 fallecidos.

En sus plazas estaba encargado de mantener el control para el tráfico de drogas, extorsionar y asesinar a rivales. También pagaba funcionarios o los sometía a través de amenazas. Entrenaba a jóvenes en el uso de las armas y en tareas de “halconeo”, que eran la primera línea de operaciones de Los Zetas, aquéllos que siendo taxistas, vendedores ambulantes, jóvenes o niños en las calles, se encargan de vigilar a las autoridades, a ciudadanos y a forasteros, información que les permite tener el control de las ciudades.

Treviño Morales asesinó enemigos y rivales, también a empresarios y migrantes a los que secuestraba o extorsionaba. Una de las técnicas preferidas por Treviño era el “guiso”, en la que se colocan a los enemigos en tambos de 55 galones y los quemaban vivos.

 

mapac

El Z-40 fue hallado a 27 kilómetros al suroeste de Nuevo Laredo. El punto exacto, en el círculo rojo.

 

El Z-40, un aficionado a los caballos de carreras, tomó el mando de Los Zetas tras la muerte del jefe máximo Heriberto “El Lazca” Lazcano, en un enfrentamiento armado con efectivos de la Marina en octubre del año pasado.

Los Zetas, formados a finales de la década de 1990 como el brazo armado del cártel del Golfo con un grupo de desertores del Ejército, están acusados de los eventos más sangrientos ocurridos durante el mandato del ex presidente Felipe Calderón (2006-2012).

A diferencia del cártel de Sinaloa, la organización del narcotráfico más poderosa de América, los Zetas se dedican menos al narcotráfico y más a un abanico de actividades como secuestros, extorsiones, trata de personas, piratería y hasta robo de combustible a la petrolera estatal Pemex.
Sánchez dijo que el “Z-40” enfrenta siete órdenes de aprehensión por delitos federales como delincuencia organizada, homicidio, delitos contra la salud y tortura, entre otros.

La detención de acuerdo con información del gobierno federal se realizó mediante un operativo quirúrgico, “Un helicóptero de la Armada de México interceptó a esta pick up, hizo una maniobra que llevó a que esta camioneta detuviera su marcha, y fueron aseguradas tres personas (…) por personal de tierra que llegó en apoyo”, dijo el vocero de seguridad del Gobierno, Eduardo Sánchez.

“No se llevó a cabo ni un solo disparo”, agregó.

Presuntamente, a Treviño lo acompañaban el encargado de las operaciones financieras de Los Zetas y una escolta. En la pick up hallaron 2 millones de dólares, así como ocho armas largas y 500 cartuchos de diversos calibres.
“Se tenía conocimiento de sus movimientos”, dijo el portavoz federal. “Se desplazaba en caminos de tercer orden y terracería entre (los norteños estados de) Coahuila y Tamaulipas”, agregó sobre el “Z-40”.

Un hermano del líder de Los Zetas, José Treviño, fue declarado culpable en mayo en Estados Unidos de crear una empresa de caballos de carreras para lavar millones de dólares en ganancias ilícitas.
La captura del “Z-40” es el primer golpe importante a las estructuras del narcotráfico, del gobierno del presidente Enrique Peña Nieto, quien asumió el diciembre.

 

20130715_103037_1003798190

Comenta

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.




A %d blogueros les gusta esto: