Naturalizados toman el torneo del futbol mexicano

chaco neuva

 Cocktelera

Los jugadores naturalizados que están en el futbol mexicano bien podrían tener su proprio equipo; un once titular y tres cambios.

Así arranca el torneo apertura 2013 que contará con 14 jugadores que decidieron optar a México como su patria.

Cuatro jugadores argentinos, Christian Jiménez, del Cruz Azul; Lucas Lobos, del Tigres; José María Basanta, del Monterrey y Federico Vilar, del Morelia, acrecentaron el grupo de nacionalizados al concluir sus trámites en las últimas semanas.

Conforme a las reglas de la Liga MX, ellos dejarán de ocupar plaza de extranjero al cumplir el requisito de tener carta de nacionalización y haber jugado al menos diez torneos consecutivos, equivalentes a cinco años, en la liga de este país.

 

Con el trámite concluido, los equipos de los ‘nuevos mexicanos’ tienen abierta la puerta para firmar a otro refuerzo extranjero antes del 5 de septiembre, fecha límite para registrar un jugador foráneo de otra liga.

 

Mientras que los nacionalizados tendrán la opción de formar parte de la selección mexicana, con excepción de los que hayan jugado para la selección absoluta de su país.

 

De ese grupo, en los que más se insiste para integrar el Tri son los centrocampistas Christian ‘Chaco’ Giménez y Lucas Lobos.

 

En el listado de nacionalizados están los volantes brasileños Lucas Silva, del Monterrey; Antonio Naelson ‘Sinha’, del Toluca, y Leandro Augusto, del Puebla, los dos últimos ya convocados a la selección, al igual que los argentinos Damián Álvarez y Matías Vuoso.

 

Otros jugadores nacidos en Argentina y ya con ciudadanía mexicana son el delantero Alfredo Moreno, del Puebla, y los volantes Daniel Ludueña, del Pachuca, y Lucas Ayala, del Atlas, además de Diego Olsina, del Tijuana.

 

El paraguayo Darío Verón, defensa del Pumas UNAM, y el colombiano Luis Gabriel Rey, delantero del América, también obtuvieron sus papeles mexicanos.

 

Mención aparte merecen Greg Garza, Edgar Castillo, Joe Corona, Hérculez Gómez, todos del Tijuana; Michael Orozco, del Puebla, y José Francisco Torres, del Tigres, al tener la doble nacionalidad de origen, nacidos en Estados Unidos de padres mexicanos.

 

Con excepción de Garza, el resto ya ha jugado para la selección estadounidense.

 

Con la nueva reglamentación para los naturalizados, la Liga MX ofrece a futuro la posibilidad de que los clubes del balompié local integren un equipo completo de extranjeros, tal como sucede en las ligas europeas. EFE

Comenta

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.




A %d blogueros les gusta esto: