James Bond se queda sin carro, aunque con mucho dinero

jamesbond2

Si James Bond tuviera que dejar el mundo del espionaje ya hay un trabajo que sin duda duda le dejará millones de pesos sin necesidad de arriesgar su físico: vendedor de autos usados.

Y es que uno de sus autos insignia, El Lotus Esprit usado de forma épica en la película de “The Spy who Loved Me” de 1977 fu subastado al público por nada despreciable cantidad de 860 mil dólares, (algo así como 11 millones de pesos).

El coche, también llamado “Wet Nellie”, fue diseñado para una escena bajo el agua cuando el agente 007, interpretado por el actor Roger Moore, escapa de una persecución en un automóvil junto a la espía rusa Ana Amasova, personaje que encarnó Barbara Bach.

Tras caer el coche al mar desde un muelle, la escena del filme de 1977 muestra cómo el vehículo se convierte en un coche submarino, aunque en realidad son dos distintos.

Eso sí, pese a los millones y millones que pagaron por el coche, la unidad no puede ser utilizada ni para darle la vuelta a la cuadra ya que solo fue diseñado para la escena acuática.

Se imaginan vender un auto de 11 millones de pesos y que no pueda circular. Así de bueno es James Bond vendiendo carros.

Comenta

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.




A %d blogueros les gusta esto: