¿Frío? las avellanas llegan a tu rescate

Consumidas dentro de una dieta equilibrada, las avellanas son grandes aliadas de la salud. Entre los nutrientes que aportan estos frutos secos “destacan las grasas monoinsaturadas, con un alto contenido en ácido oleico. También es interesante su contenido en calcio y vitamina E”, señala Bárbara Sánchez, dietista-nutricionista y responsable del sitio web “salu-diet.com”.

La especialista explica que las grasas monoinsaturadas ayudan a controlar los niveles de colesterol LDL (conocido coloquialmente como colesterol malo), mientras que la vitamina E es antioxidante.

“Gracias a su poder antioxidante, la vitamina E supone un efecto preventivo adicional frente a las enfermedades cardiovasculares”, recalca. Además, esta entidad precisa que el contenido en vitamina E de las avellanas ayuda a que su grasa no se oxide ni se enrancie, lo que daría mal sabor al alimento.

También expresan que por su contenido en ácido fólico, una vitamina que ayuda a prevenir las malformaciones fetales, las avellanas son recomendables para las mujeres embarazadas.
“Las avellanas, como la mayoría de los frutos secos, presentan un bajo contenido en agua, alto en grasas, importante en proteínas, considerable en fibra y no tienen colesterol. La proteína de las avellanas es de buena calidad, con una importante cantidad del aminoácido L-arginina, que ayuda a prevenir tanto lesiones en las arterías como la formación de coágulos de sangre”, subrayan.

FRUTOS SECOS SIN SAL

De igual manera, Bárbara Sánchez manifiesta que con su contenido en grasas de buena calidad y de otros nutrientes como magnesio o calcio, “interfieren en el buen funcionamiento de nuestro sistema cardiovascular”.

La nutricionista afirma que, como la mayor parte de los frutos secos, las avellanas “son alimentos muy calóricos, pues un puñado de unos 20 gramos aporta en torno a 120 kilocalorías”.

Sánchez considera que comer avellanas antes de practicar deporte o realizar una actividad física intensa es una buena opción “ya que, además de aportar energía, son saciantes gracias a su contenido en fibra”.

La experta apunta que la cantidad recomendada de avellanas “podría ser de unos 20 gramos al día, alternándolas con otros frutos secos como nueces o almendras crudas”.

 

Comenta

Comentarios

A %d blogueros les gusta esto: