La Biblia inspira nuevos perfumes

La perfumista italiana Laura Bosetti Tonatto ha puesto en práctica uno de sus sueños tras años de estudio de la Biblia: elaborar perfumes inspirados en las fragancias de las que se hablan en ella.

“La Biblia es un gran recetario de aromas y fórmulas”, explica Bosetti, quien recuerda que los perfumes siempre han formado parte del contexto místico de cualquier religión.

Con más de 30 años de experiencia en el mundo del perfume, Bosetti, profesora del Máster de Ciencia y Tecnología Cosméticas de la facultad de Farmacia de Roma, es una experta en trasladar el arte y su relación con la ciencia y la cultura a un aroma.

Después de una selección de 50 fragancias, la perfumista que ha reducido a tres los aromas para celebrar el Año Jubilar.

TRES FRAGANCIAS.

La primera de ellas evoca el incienso de las iglesias de Roma; para la segunda se ha inspirado en María Magdalena, “una mujer extraordinaria”, y en el “aceite de nardo que ella utilizaba para aliviar las heridas y el sufrimiento del Cristo”, detalla.

La tercera fragancia nace del olor de la “rosa mística” que se reproduce “en los casos extraordinarios de santidad y que tiene un código olfativo diferente a cualquier otro”, asegura Bosetti.

Para la experta “el perfume forma parte de la esencia del ser humano”, afirma en declaraciones a Efe.

ISABEL II ENTRE SUS CLIENTAS.

Creadora de una gran cantidad de fragancias, Bosetti cuenta que el perfume que más notoriedad le ha reportado ha sido la fragancia que elaboró para la reina Isabel II de Inglaterra, una invitación que le llegó directamente de Buckingham Palace a través del secretario privado de la reina, Edward Young.

“Supuso un gran esfuerzo, un trabajo de dos años, y me hizo entender la importancia de los perfumes también para una mujer de un rango tan elevado”, indica.

Fue el secretario privado de la reina quien iba guiándola sobre los gustos de la soberana, y era a él a quien entregaba las pruebas y cambios para que, directamente, la monarca fuera eligiendo, pero reconoce que sin muchas “interferencias” a su trabajo.

También agrega que no la conoció hasta después de finalizar el proceso. “Fue un momento que me produjo una gran emoción”, afirma.
TRABAJO DE ARTISTA.

“Ella quería que fuera un trabajo de la artista, que fuera sencillo y artesanal”, confiesa sin desvelar la fórmula, aunque indicando que a la reina británica le gustan mucho las “rosas”.

“Mi experiencia me dice que el perfume y la sensibilidad olfativa aúna a personas muy diferentes, todas con una particularidad en común: la curiosidad por la vida y vivirla de una manera plena”, indica Bosetti.

También desvela que, siendo niña, fue a visitar a un tío a El Cairo y fue allí donde descubrió su sensibilidad olfativa entre los aromas de flores y especias.

LA ROSA, LA FLOR MÁS IMPORTANTE.

Su primer perfume lo elaboró con ámbar y aceites esenciales de rosas. “La rosa es para mi la flor más importante la perfumería”, comenta y recuerda la voz de un experto que le dijo que, para crear un perfume, son suficientes dos esencias y una de ellas es la rosa.

La especialista es experta en la rosa de Taif, que descubrió en Arabia Saudí, que forma parte de una de las esencias primordiales de sus creaciones, por su especial aroma, ya que se cultiva a una temperatura muy elevada que hace que tenga un olor y tonalidad “muy intensas”.

“El olfato reside en el hipotálamo, la sede de los instintos más básicos como el sexo, el hambre, el sueño, pero él es el más libre y establece una relación única y personal con el individuo, y en él cada uno creamos una memoria olfativa única”, concluye Laura Bosetti. Una razón para cultivarlo.

 

Comenta

Comentarios

A %d blogueros les gusta esto: