domingo, junio 16, 2024
spot_img

Empresas pierden hasta 40% de productividad por actos deshonestos

Ante un escenario de crisis económica -financiera, pueden encontrarse más motivaciones o presiones para cometer un acto deshonesto en el lugar de trabajo, como robo o fraude,  de ahí que el uso de evaluaciones de integridad en los procesos de contratación va en aumento.

De acuerdo con cifras de la firma MIDOT, especializada en desarrollar e implementar soluciones para evaluar integridad, en los últimos dos años incrementó casi en un 40% el uso de pruebas digitalizadas sobre integridad y honestidad.  El impacto en reputación y en la economía de la empresa es evidente; cometer fraude ocupacional, por ejemplo, hace que los ingresos anuales en una compañía se resientan un 10%, mientras que la productividad disminuye en promedio un 40% por ciento.

“Esta pérdida se asocia a diferentes hechos. Lo más inmediato es la contratación de una persona deshonesta, que pone en riesgo a la economía y los modelos de negocio de la organización.  El estimado real de las personas que mienten en su CV es de 48%, ante esta cifra es altamente recomendable la ejecución de evaluaciones que permitan predecir comportamientos poco éticos de parte del colaborador”, afirma Fernando Calderón, Managing Director de MIDOT México.

Durante el Webinar Deshonestidad laboral: Principales actos e impacto en las empresas, Calderón explicó que, la confiabilidad de estas pruebas llega al 85%, de tal manera que hacer una medición de este tipo ayuda a frenar actos delictivos al interior de la empresa.  “Y una vez hecha una contratación, se deben impulsar nuevas evaluaciones, ya que desafortunadamente hay situaciones en las que los colaboradores pueden ser más propensos a cometer y racionalizar alguna práctica deshonesta”, alerta el Calderón.

Impacto de la deshonestidad en las empresas

De acuerdo con evaluaciones realizadas por MIDOT, durante 2022 se retiró alguna oferta de trabajo a más de 100 mil candidatos, porque sus evaluaciones arrojaron información sobre comportamientos deshonestas. Incluso, al realizar la prueba de integridad laboral, se detectó que  13,842 personas intentaron manipular la prueba o hacer trampa, lo que corresponde al 1.5% de las evaluaciones analizadas. Cabe destacar que 85% de las empresas afectadas por el fraude en México son PyMEs.

Las cifras se desprenden del análisis sobre la prueba IntegriTEST, realizado a un millón de pruebas de integridad a candidatos en las distintas industrias en México, de las cuales, alrededor de 440 mil fueron monitoreadas a través de alguna tecnología a distancia y 36% fueron realizadas en teléfonos móviles.

Las acciones deshonestas en las que más incurren los empleados y que se observan en prácticamente todas las organizaciones, sin importar el tamaño del negocio, son: suplantación de identidad, no cumplir con horarios establecidos, tomar  descansos excesivos, baja productividad, rumores, favoritismos, acoso, robo, soborno y malversación de recursos de la empresa.

Ante ello, MIDOT también reportó que las principales industrias que han incorporado evaluaciones para sus colaboradores, son: industria bancaria,  financiera, servicios y atención al cliente, así como logística,  traslado y retail.

Empresas pierden hasta 40% de productividad por actos deshonestos

Es así que las empresas durante 2022 vivieron fuertes ‘golpes’ de falta de integridad y en la mayoría de los casos estas faltas fueron cometidas por personal interno. Los altos ejecutivos cometieron el 23% de los fraudes ocupacionales este año y estos son los que generan mayor pérdida económica. Si el delito fue cometido por el dueño del negocio la pérdida anual asciende a 337,000 dólares en promedio. Si el gerente cometió el acto se tiene una pérdida de 125,000 dólares y cuando fue cometido por el empleado se traduce en unos 50,000 dólares, de acuerdo con datos de la Asociación de Examinadores de Fraude Certificados.

Los fraudes en la organización se presentan principalmente en cuatro departamentos: operaciones (15%), contabilidad (12%), alta dirección (11%), y ventas (11%).

“Cualquier crisis llega a cuestionar nuestro sistema de valores, a veces la organización asume erróneamente que no se necesita una verificación respecto a la integridad de la persona, sobre todo en niveles superiores. Sin embargo, entre mayor jerarquía se tenga en la empresa más daño puede causar un colaborador, esto es una ‘razón de peso’ para hacer una evaluación que permita identificar desde un posible comportamiento deshonesto, hasta la inteligencia emocional del candidato”, puntualizó Fernando Calderón, Managing Director de MIDOT México.

Síguenos en nuestra página de Facebook
Más noticias aquí

Artículos relacionados

Tendencias

Lo más reciente