En manos del Papa Francisco, futuro de padre abusador en Coatza

Compartir:

El Papa Francisco y la Secretaría de Estado Vaticano tienen en sus manos el destino del sacerdote de Coatzacoalcos señalado por presuntamente intentar abusar de un menor de 16 años.

El obispo de la Diócesis de Coatzacoalcos Rutilo Muñoz Zamora dijo que será El Vaticano quien resuelva la situación canónica del padre señalado.

Sin embargo la ‘justicia del hombre’ mantiene las investigaciones luego de que la familia del menor presentó una denuncia penal ante la Fiscalía General del Estado.

Dijo que la iglesia católica abrió su propia investigación, por lo que queda esperar la definición de la santa sede.

“Dentro de lo que es la responsabilidad de la iglesia, en concreto de un servidor, ante la denuncia que se recibió se canalizó en este caso es para que se pueda dar la respuesta canónica.

Diócesis de Coatzacoalcos pide ‘proceso justo’ para sacerdote acusado de intentar abusar de un menor
Presentan campaña de vacunación contra coronavirus en México

Entonces se hizo la investigación y se envió todo a la Congregación para la Doctrina de la Fe, el Vaticano. Ya la recibieron, esperemos pronta la respuesta”, manifestó en entrevista.

Reiteró que a la par de ello la familia de la víctima interpuso una denuncia penal ante la Fiscalía General del Estado (FGE).

Los hechos quedaron asentados en la carpeta de investigación 504/2020, donde un menor de 16 años señaló al cura de la iglesia Santa María del Rosario en la Colonia El Tesoro al poniente de Coatzacoalcos.

“En el proceso legal la familia denuncia y hay que ver cómo va. El sacerdote fue suspendido temporalmente de sus actividades porque así se pide como parte de la investigación, queda tiempo para que deje de ejercer hasta que se conozca la verdad”, manifestó.

El obispo aclaró que éste es el primer caso de este tipo que se presenta en la Diócesis de Coatzacoalcos.

La Congregación para la Doctrina de la Fe, mediante la Constitución Apostólica Pastor Bonus, juzga los delitos contra la fe y los delitos más graves cometidos contra la moral o en la celebración de los sacramentos y, en caso necesario, procede a declarar o imponer sanciones canónicas a tenor del derecho, tanto común como propio, sin perjuicio de la competencia de la Penitenciaría Apostólica y sin perjuicio de lo que se prescribe en la Agendi ratio in doctrinarum examine.

Además de que siguen lineamientos especiales cuando los casos están relacionados con el abuso de menores cometido por religiosos.

Síguenos en nuestra página de Facebook
Más noticias aquí

 

Compartir: