Crimen organizado desaparece rutas urbanas

Compartir:

Un año y medio después de la pandemia y tras la quema de unidades representantes de organizaciones de urbano en Coatzacoalcos, reconocen que las rutas están siendo abandonadas por dos factores, la crisis económica por falta de pasaje y el segundo la extorsión por parte de grupos criminales.

En 2020 fueron incendiadas media decena de unidades del servicio de transporte público, presuntamente con bombas molotov, una de ellas con pasajeros todavía arriba de sus asientos, los delincuentes arremetieron contra el chofer y le pidieron a los usuarios bajarse del urbano para después tirar los artefactos, huir con rumbo desconocido y dejar incendiándose sobre la avenida Quevedo de la colonia Puerto México.

Escasean urbanos en Coatzacoalcos
La ruta de la Garnacha estuvo en Coatzacoalcos

Rutas como Juan Escutia y Quevedo hacia el poniente de la ciudad, así como la de la Central Camionera son las que se mantienen, pero el resto ha sido abandonadas.

Ya no pasa el de la Peloteros, tampoco el de la Santa Isabel conocida como 69, Frutos de la Revolución, Coatzacoalcos y Ejidal tampoco circulan, Trópico Villa  o Villa Trópico quedaron en el olvido.

Crimen organizado desaparece rutas urbanas

Recientemente la ruta que comenzó a circular nuevamente fue la Antigua –Mina, los colonos de las colonias 5 de febrero y Benito Juárez Norte, tenían que caminar decenas de cuadras para tomar un camión.

Tampoco circula el camión de la avenida General Anaya y que conectaba las colonias alejadas de la avenida Juan Osorio López.

Para Mario Clairgue Víveros, Secretario General de la Unión General de Organizaciones Campesinas en México (UGOCM), hay amenazas de las organizaciones criminales quienes aterrorizan a los concesionarios y choferes, pidiendo cuotas que no pueden cubrir pues están en crisis y no hay tanto pasaje como antes.

“Se mete el crimen organizado a espantar, a pedir cuotas, nos retiramos por dos razones, no hay trabajo a causa de la pandemia y otra por el miedo y el temor de que hicieron alianzas los monopolios con algunos grupos delictivos y quedaron vulnerables los grupos pequeños”, indicó.

Dijo que la huida de permisionarios de urbanos es generalizada, sin embargo para la UGOCM son cerca de 50 vehículos los que dejaron de circular y los choferes buscaron otras opciones de trabajo.

“Podemos decir que UGOCM está retirado del transporte en este momento, esperamos a que se calmen las cosas y la pandemia para poder salir”, señaló Clairgue Viveros.

 

Síguenos en nuestra página de Facebook
Más noticias aquí

 

Compartir: